FLEUR DE FER
mesa de comedor

L. 230 x A. 76 x P. 125 cm

Diseño Maurice Barilone

Diseñador franco-italiano atípico, Maurice Barilone posee el talento de crear unos muebles esculturas que ponen en valor las materias. La colección Fleur de fer es un ejemplo perfecto de su trabajo: fruto del estiramiento después de recorte con soplete de una gruesa chapa de acero, su base posee la fuerza bruta del hierro forjado y de sus irregularidades asumidas. Una colección icónica de Roche Bobois.

La mesa de comedor existe con sobre de vidrio, redonda, ovalada o rectangular.
...

4 510 €

1 Productos

Precio sin entrega, válido en Península.

Pie en hierro batido patinado acrílico epoxi (4 colores: vert, bleu, rouille, noir), acero bruto barnizado o cepillado negro barniz acabado mate. Sobre en cristal claro, claro templado, extra claro o extra claro templado (grosor 15 mm). Existe en diferentes medidas.

Otras versiones disponibles en tienda

Mesa de comedor rectangular - L. 190 x H. 76 x P. 125 cm
Mesa de comedor rectangular - L. 200 x H. 76 x P. 107 cm
Mesa de comedor ovalada - L. 200 x H. 76 x P. 125 cm
Mesa de comedor redonda - H. 76 x ∅. 140 cm

eco conceived

Este producto ha sido identificado como ecodiseñado por nuestra herramienta de evaluación cualitativa desarrollada en colaboración con el FCBA * :
Se ha evaluado positivamente de acuerdo con 8 criterios correspondientes a cada etapa de su ciclo de vida.

Diseño

Maurice Barilone

Diseñador italiano no conformista, Maurice Barilone cultiva desde hace años una pasión por los muebles- esculturas. "Un objeto no es una cosa muerta: oculta una parte de magia que debo hacer resurgir. Para mí, un mueble es ante todo una escultura donde los equilibrios responden a los desequilibrios". Colabora con Roche Bobois desde hace más de 30 años, siendo el creador de la colección Fleur de Fer, a la venta desde 1991 con más de 22.000 ejemplares.

Saber más…
Le Mag

Exposición en París - UNE AUTRE EMPREINTE

Fotografía y diseño, dos enfoques del ecodiseño.

Lea este artículo Le Mag Roche Bobois